Cuatro razones para visitar la Ciudad de México

¿Con ganas de ir a la capital mexicana? Te ofrecemos cuatro poderosas razones para organizar tu viaje hoy mismo. Garantizamos que querrás volver, volver, volver...

Ciudad de Mexico

Queremos invitarte a que visites la Ciudad de México, destino que amamos por varios motivos, especialmente por su autenticidad. Si aceptas, nos tomaremos un mezcal en tu honor. Y si no, también.

La inspiración

Xochimilco

Xochimilco – Paseo en trajineras

Ni tú ni tu cuenta de Instagram volverán a ser los mismos. Solamente necesitas caminar por la Plaza de Santo Domingo o la calle de Moneda, ambas en el Centro Histórico, navegar por los ancestrales canales de Xochimilco o Tláhuac, andar en bici por los parques de la colonia Condesa o las arboladas calles de la Juárez, visitar los museos de Chapultepec y otros lugares turísticos de la Ciudad de México… Siempre habrá una sorpresa, sonrisas por todos lados y un clima idóneo (ni frío ni calor excesivos, y con lluvias que duran lo que dos tazas de buen café en el Corredor Cultural Regina o el Mercado Roma).

Te encontrarás con una ciudad costeable, cómoda y fotografiable. Una ciudad grandiosa y lista para que te enamores. Española y azteca, en donde lo mismo se escucha el náhuatl que el inglés en el metro (con diseño gráfico de Lance Wyman). Ciudad de gritos en la lucha libre y de susurros en las cantinas centenarias, que parecen salidas de una película de los años cincuenta. Ciudad de Frida y Diego, de tezontle y concreto. Ciudad antiquísima y de avanzada que no por nada se ha ido convirtiendo, discreta y certeramente, en un destino de moda, pero sin saturarse aún. Ciudad que huele a tortilla y suena a organillo, y se ilumina con las jacarandas en flor del Paseo de la Reforma, recompensando siempre al curioso y al entusiasta. Ciudad de arte contemporáneo y de antigüedades los domingos en el tianguis de la Lagunilla. Ciudad para presumir ¡y de baterías extras para el teléfono!

La comida

CDMX-Mercado de Comida

Mercado de alimentos San Camilito – CDMX

Considera los siguientes nombres, verdaderas contraseñas para ingresar en la alta gastronomía local: Pujol, Biko, Quintonil. Tres de los mejores restaurantes del mundo, los tres en la elegante zona de Polanco. Esto no lo decimos nosotros, sino los expertos gastronómicos. Pero además están los mercados, como el de especialidades de San Juan, y el riquísimo pan dulce en prácticamente cada colonia. La Ciudad de México es, esencialmente, un destino gastronómico. Lo sabe Anthony Bourdain, visitante frecuente, y también lo sabrás tú una vez que reserves en El Parnita (de día), El Amaya (de noche) y El Cardenal (los domingos antes de los museos).

Consejo de amigos: no dejes de visitar los lugares de comida poblana, yucateca, oaxaqueña, veracruzana, norteña, etcétera, que se reparten por los diferentes barrios antiguos, generalmente desapercibidos para el visitante despistado: Santa María la Ribera, San Rafael, Tabacalera, San Miguel Chapultepec, Santa Catarina en Coyoacán, el Centro de Azcapotzalco… El México recóndito, que suele presentarse en capas, como una cebolla (con chile). ¿Comida internacional? También, desde luego. Ya en la noche, después de cenar, puedes lanzarte al Bósforo (comida turca) o el Covadonga (comida española), ¡o a Garibaldi! para dejarte seducir por la intemporal música ranchera. También existe una vasta oferta de conciertos, que casi siempre terminan, ¡claro que sí!, en alguna taquería, torterías o cafetería de chinos abierta toda la noche.

El arte y la arquitectura

Iglesia y casas coloridas en la Ciudad de México

Iglesia y casas coloridas en la Ciudad de México

Una de las ciudades con más museos es, como puede suponerse, una de las más efervescentes en materia de vida artística e intelectual. Esto no es nuevo: tiene siglos ocurriendo. Ya sea que te interesen las zonas arqueológicas, la pintura virreinal o el arte moderno y actual, los viajes a la Ciudad de México jamás decepcionan. Igualmente si te gusta la arquitectura del siglo XX o las iglesias coloniales (¡alrededor de setenta sólo en el Centro Histórico!), el cine o el teatro, la poesía o la danza. Ningún viajero debe perderse el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández en el Palacio de Bellas Artes, ni tampoco un recorrido por la Casa Luis Barragán, Patrimonio Mundial de la Unesco.

Te recomendamos, además, acercarte a la deslumbrante obra de Octavio Paz, premio Nobel de Literatura, visitar el Centro de Coyoacán y de San Ángel, consultar la cartelera del famoso Salón Los Ángeles y pasar una mañana entera en el Museo Jumex, al poniente, o el MUAC (Museo Universitario de Arte Contemporaneo), en la sureña y amplia Ciudad Universitaria. ¡Y los muchos murales por todos lados! Tanto que ver en la región más transparente del aire… La diversidad es el secreto del grandioso arte mexicano. Hay para todos. Como también sucede con las opciones de hospedaje. Checa todas las opciones y Reserva tu hotel en momondo: los hay de todos los precios, ubicaciones y todas las arquitecturas. Las mejores zonas para hospedarse: Centro Histórico, Roma, Condesa, Juárez o Polanco. Tú eliges.

Los alrededores

Peña de Bernal, Querétaro

Peña de Bernal, Querétaro

Los viajes a la Ciudad de México son una magnífica oportunidad para emprender una excursión corta, de ida y vuelta el mismo día, a Puebla, Querétaro o Tepotzotlán, lugares encantadores y notables por su ambiente tranquilo, distinguido y original, y en donde exitosamente cohabita lo indígena con lo europeo: ¡el sabroso mestizaje!, ¡el magnífico barroco!, que sabe a dulce tradicional, que refulge como la talavera. Además, transportarse es económico y realmente seguro. Seamos honestos: todo el país merece una visita. ¡Sí, señor! Pero primero lo primero: explorar la Ciudad de los Palacios, que últimamente se ha vuelto más bien de los rascacielos. No te lo pienses demasiado: hay muchísimos vuelos a la Ciudad de México y hoy mismo puedes buscar los más baratos, y super fácil.

Esto que te estamos contando es apenas el inicio de un viaje –personalísimo, originalísimo– que durará toda la vida. Date una vuelta por la sofisticada e incluyente Ciudad de México: te sentirás parte de ella, terminarás haciendo amigos y experimentarás un entusiasmo, único, a dos mil y pico metros de altura. Y, cómo no, tendremos el chance de tomarnos un mezcal en tu honor. ¿Qué dices?

Encuentra vuelos baratos a la Ciudad de México

Artículo escrito por Jorge Pedro Uribe Llamas

Si quieres más ideas para tus viajes, checa nuestra página de Inspiración y déjate guiar a tu próximo destino. También puedes checar trucos para conseguir vuelos baratos basado en nuestro estudio anual de vuelos.